Blog

El regalo

Cuando hablo sus ojos brillan. Se iluminan con la fuerza de mis palabras, de las sílabas que en ella se tejen, de mis innumerables gestos, de mi pasión por todo aquello que me pasa y me rodea. Esa luz que emana de sus ojos se transforma en la llama de una vela que alumbra a mi corazón, mi alma. Me da calor. Me otorga fuerza. Me da esperanza.

En un momento, me doy cuenta de que sus ojos me desnudan más allá de de lo permitido. Que existe una conexión que no puedo cortar. Sin límites y al mismo tiempo tan definida, tan nítida… Veo que se ríen, se emocionan. Me entrelazo en ellos sin remedio.

2 comentarios en “El regalo

Los comentarios están cerrados.